domingo, 24 de diciembre de 2006

¡Feliz Navidad y Próspero Año 2007!



Éstas son las palabras más pronunciadas estos días. Todo el mundo deseando lo mejor al prójimo. Esta noche se reunirán todos con sus familias, comerán hasta la saciedad, beberán, cantarán villancicos... Mañana más de lo mismo, y como en Catalunya también es festivo el 26, pues aún más si cabe. Total, que el miércoles, primer día laborable, estará todo el mundo lamentándose de lo mal que se encuentra... Tres días de trabajo, y otra vez al lío de las fiestas.

Por mi parte, seguimos sin salir del bache. Si el mes de diciembre ya se presentó lleno de desgracias e infortunios, parece ser que se va a despedir igual, ya que otra enfermedad familiar nos obligará a pasar las navidades en el hospital. ¿Qué le vamos a hacer? Si nos hubiera tocado la Lotería... algo, un poquito, no hacía falta que fuera el gordo... pero ni una mísera devolución. Estamos deseando que se acabe el mes cuanto antes, a ver si enero entra con mejor pie.

Pero a pesar de mis desgracias, me reitero en el título del artículo: ¡Feliz Navidad y Próspero Año 2007 a todo aquel que lea esto (¿pero lo lee alguien?)! ¡Y a todos los demás también!

Nota: A todo esto, con los nervios y demás, sigo sin fumar.

Hasta el año que viene.